Ana Julia Quezada confesó que mató al niño desaparecido en España

Ana Julia Quezada (44) confesó a la Guardia Civil de España que fue ella quien mató a Gabriel Cruz, el niño de ocho que había desaparecido el 27 de febrero en Níjar, una localidad ubicada en la provincia de Almería, según informó la agencia Efe El País.

Quezada fue detenida el domingo pasado como presunta autora de la muerte y este martes declaró durante casi dos horas en la Comandancia de la Guardia Civil de la ciudad de Almería. Al término de la declaración, su abogada Beatriz Gámez, aseguró que su defendida está “colaborando” con los agentes de la investigación.

Causa de muerte

La autopsia realizada al cadáver del niño desveló que murió estrangulado el mismo día de la desaparición, según fuentes de Efe. Quezada era pareja de Ángel Cruz, padre de Gabriel, en el momento de los hechos y colaboraba estrechamente con el resto de la familia para su localización.

El cuerpo fue encontrado el domingo por la Guardia Civil en el maletero de un automóvil que conducía la mujer. Según El País, Quezada lo había sacado de un depósito de agua de una finca familiar de Rodalquilar y pretendía llevarlo a la casa de Puebla de Vícar, donde vivía con Ángel Cruz. Allí fue interceptada por los investigadores.

Las pistas

El pequeño desapareció tras salir de casa de su abuela para dirigirse a la de unos familiares, situada a escasos metros, en la comarca de Las Hortichuelas, en Níjar.

La detenida era objetivo de la investigación policial desde que el pasado sábado 3 de marzo avisó a los agentes de haber descubierto, supuestamente, una camiseta blanca que contenía restos del ADN de Gabriel, en una zona que ya había sido previamente rastreada.

Otro caso

Quezada llegó en 1995 a Burgos (Castilla y León) procedente de su país natal, la República Dominicana, y se instaló junto a su hija mayor, nacida también en ese país caribeño. Posteriormente se casó con un español y tuvo otra hija.

La mayor de las niñas falleció en 1996 al caer desde una ventana de la vivienda en Burgos a un patio interior, un caso que se cerró como una muerte accidental, pero que, según fuentes de Efe, sería reabierto. (Con información de Efe)

Ángel Cruz y Patricia Ramírez, los padres de Gabriel Cruz, durante el funeral del pequeño.
Ángel Cruz y Patricia Ramírez, los padres de Gabriel Cruz, durante el funeral del pequeño. 

(fuente: rpp.pe)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *