El famélico oso polar, una de las imágenes más desgarradoras que deja el cambio climático

“Mi corazón se rompe cuando veo esta foto. Lloramos mientras filmamos este oso moribundo. Esta es la cara del cambio climático. Un oso polar lucha por pararse en sus últimos días en el planeta. Viajamos al Ártico con Sea Legacy en agosto y vimos osos sanos y osos hambrientos. A medida que el cambio climático se acelere, veremos menos de los primeros y más de los segundos. Es una realidad desgarradora de nuestro estilo de vida actual”.

Estas fueron las palabras que Cristina Mittermeier, fotógrafa de National Geographic y cofundadora de la asociación Sea Legacy, eligió para publicar una de las imágenes más desgarradoras que ha dejado el cambio climático: la de un oso polar desnutrido que no encuentra qué comer.

El oso polar, cuyas imágenes ya le empiezan a dar la vuelta al mundo, fue documentado en la Isla de Baffin, en el ártico canadiense, mientras Mittermeier y el otro cofundador de Sea Legacy, Paul Nicklen,  se encontraban grabando este año. A través de las distintas publicaciones que han compartido en Instagram, los fotógrafos advierten se trata de un oso joven, a pesar de que su desnutrición y el desgano con el que camina lo hagan parecer mayor.

Sin duda alguna no es casualidad que los osos polares se hayan convertido en icono de los riesgos que ya está trayendo el cambio climático, pues son una de sus principales víctimas. Según la organización Polar Bears International, quedan menos de 25,000 osos polares en estado salvaje. Y ha ocurrido que, en sólo diez años, algunas poblaciones pierden hasta el 40% de sus individuos, como sucedió en el mar de Beaufort, Canada, entre 2001 y 2010. Cada vez que se habla sobre deshielo del ártico, se está hablando a la vez de la perdida de hábitat de estos animales.

De hecho, son varios los estudios que han mandado esta señal de alerta. Por ejemplo, Científicos de la Universidad de Alberta, Canadá,encontraron que el deshielo en el ártico estaba forzando a los osos polares a nadar mayores distancias, haciendo que pierdan más peso y tengan más riesgo de sufrir hipotermia.

Igualmente, un estudio realizado por el Instituto Polar de Noruegaadvirtió que, por la misma razón, estos animales estaban empezando a cambiar su dieta, de focas a huevos de gansos, una proteína insuficiente para alimentar a estos gigantes.

De hecho, esta no es la primera vez que la imagen de un oso polar desnutrido se vuelve viral. En el 2015 el fotógrafo Kerstin Langenberger también compartió la trsite imagen de un oso polar en los huesos.

Ambas veces los testigos de estos escenarios han enviado el mismo mensaje: se deben tomar acciones rapidas y financiadas para contener el cambio climático al máximo. “Debemos reducir nuestra huella de carbono, comer la comida adecuada, dejar de talar nuestros bosques y comenzar a poner en primer lugar la Tierra, nuestro hogar”, dice en una de las publicaciones de Sea Legacy.