Sofía Quispe Fernández, a sus 45 años, no cabe de alegría al ver a su hijo Neymar Ramos Quispe, de 5 años, nuevamente corriendo y jugando como si nada le hubiese pasado.

Y es que, para Sofía, recordar que su pequeño estuvo a punto de perecer desangrado tras ser atravesado por una oxidada varilla de construcción, le parte el alma y se le hace un nudo en su garganta.

Pero gracias a Dios, Neymar ha tenido una milagrosa recuperación y ahora se encuentra bien de salud luego que la mañana del 25 de octubre cayese al interior de un pozo de agua, de casi 10 metros de profundidad, y su frágil cuerpecito fuese atravesado por una varilla que le ingresó por el estómago y le salió por un costado del ojo izquierdo.

Ocurrió al interior de su vivienda ubicado en el sector Ladrillera del distrito de Chao, provincia de Virú.

Su asombrosa recuperación se ha dado gracias al esforzado trabajo, cuidado y dedicación del personal médico del hospital de Alta Complejidad Virgen de la Puerta y del hospital Belén quienes fueron los primeros en brindarle los primeros auxilios cuando llegó a Trujillo.

Para que Neymar esté vivo también tuvieron mucho que ver sus vecinos quienes colaboraron en todo momento para rescatarlo y trasladarlo con vida al hospital.

Recordemos que fue un sereno de la Municipalidad de Chao quien bajó hasta lo profundo del pozo y cortó la varilla de fierro que aprisionaba el cuerpo del menor. Tras cortar el metal por fin el niño fue llevado de emergencia al hospital Belén.

Felizmente todo esto es historia y ahora en la familia Ramos Quispe todo es felicidad.

Recordemos que solo dos días después del accidente, sus padres, junto al capellán del nosocomio Virgen de la Puerta, lo bautizaron pensando en que su corazón no resistiría y pronto dejaría de latir.

No era para menos porque hasta ese entonces sus signos vitales eran muy débiles y con el paso de las horas su estado empeoraba.

“Desde hace exactamente tres semanas atrás mi hijo despertó del coma en el que había estado y ese momento fue el más feliz de mi vida, un momento indescriptible de algarabía”, narró emocionada Sofía Quispe.

Actualmente Neymar, quien es un niño con habilidades diferentes, está internado en el área de Pediatría del Hospital de Alta Complejidad Virgen de la Puerta y este jueves 14 de diciembre por fin abandonará estas instalaciones para retornar a su casa.

Quien en ningún momento se separó de su lado fue su madre Sofía Quispe.

“Nunca perdí las esperanzas de volver a ver a mi hijo lleno de vida y gracias a Dios todo salió bien”, sentenció.

Según nos confesó su progenitora, el próximo año Neymar empezará a estudiar en el jardín de niños en el distrito de Chao. Cualquier ayuda pueden hacerla llegar a su madre al celular 942226555. (Fuente: satelite.pe)

Por director